Cultivarse a sí mismo como obra de arte

Ediciones Cumbres tira Cultivarse a sí mismo como obra de arte. Estética de la existencia en el filósofo artista Nietzsche de Carlos Roldán López.

¿Podemos dejar de pensarnos como sujetos para configurarnos como obras de arte? Nietzsche entendía las propias fuerzas y debilidades como la argamasa con las que trabaja el artista, propiciando un terreno estético a lo que siempre fue dominio exclusivo de la reflexión moral.

La Vida es así entendida como un fenómeno estético y la elaboración de la propia existencia como una tarea artística en la que la danza y la música se elevan a necesidad del “Alma contenta de si misma” por lo que Nietzsche afirmaba “le doy a los artistas más razón que a todos los filósofos hasta ahora”.

La intensificación de la Vida será a partir de ahora, más importante que explicarla… y la tarea del filósofo artista ya no será tanto el confinamiento del mundo en categorías conceptuales como la producción de herramientas que ayuden a la actividad de la Pasión más fuerte… Ha nacido el filósofo-artista.

Portada de Cultivarse a sí mismo como obra de arte

Ediciones Cumbres publica un libro llamado a convertirse en obra de colección y de consulta. En el prólogo de la obra, el filósofo Marco Parmeggiani se hace preguntas que convocan al lector: ¿Podemos dejar de pensarnos como sujetos para configurarnos como obras de arte? Nietzsche entendía las propias fuerzas y debilidades como la argamasa con las que trabaja el artista, propiciando un terreno estético a lo que siempre fue dominio exclusivo de la reflexión moral.

Cultivarse a sí mismo, un voluminoso ensayo de cerca de 400 páginas, cuenta además del prólogo de Marco Parmeggiani titulado “El arte como el único contramovimiento del nihilismo”, con otros dos trabajos introductorios: “El cultivo de sí mismo, el espejo de Dionisos” de Eduardo Blazquez, y en “Antes de la salida del sol” uno de los capítulos más hermosos e importantes de Zaratustra, Nietzche escribe de Celia Fernández Consuegra. La imagen de la cubierta ha sido cedida por Alma Llerena.

Portada de Carlos Roldán López

Anuncios