Aquí tenéis sesenta ejemplos de palabras aumentativas. Los aumentativos son unos sufijos que «expresan aumento, intensidad o exceso de lo denotado por el vocablo al que se une», según dice la RAE.

Las palabras aumentativas pueden estar formadas por uno o más sufijos, como -azo, -ón, -ote, -ullón, -urrón.

Los sufijos aumentativos pueden tener un sentido expresivo, despectivo, afectivo, ponderativo, repentino, etc.

aldabonazo (golpe fuerte en una puerta con la aldaba)
almohadillazo (golpe dado con una almohada)
apagón (interrupción duradera de la corriente eléctrica)
arañazo (raya o rasgadura visible en una superficie)
bajonazo (en tauromaquia, estocada excesivamente baja)
balazo (herida grave de bala)
balonazo (golpe fuerte y doloroso recibido con un balón)
barcaza (barco de carga)
barracón (edificio para albergar a muchas personas, de barraca)
bocinazo (ruido fuerte y molesto de bocina)
botellazo (golpe fuerte con una botella)
cabezón (persona terca y obstinada)
cachiporrazo (golpe fuerte con una cachiporra)
carnaza (cebo para pescar)
carpetazo (dejar sin resolución un expediente)

⬇️ (sigue en la página 2)