La forja de un rebelde

Ediciones Cátedra acaba de presentar en su excelente colección Letras Hispánicas y en un volumen único el título clásico La forja de un rebelde del escritor Arturo Barea.

Gran parte de la vida de Arturo Barea Ogazón (Badajoz, 1897-Faringdon, 1957) transcurrió en medio de la pobreza. Su madre, que se había quedado viuda cuando Barea apenas tenía dos años, emigró de Badajoz a Madrid con él y sus tres hermanos. Madrid y el río Manzanares ocupan un lugar central en “La forja de un rebelde”, trilogía que está llena de lugares de la memoria histórica y personal.

Por el puente de los Franceses, del Rey, de Segovia, de San Isidro y de Toledo, y por las zonas adyacentes, el Campo del Moro, Príncipe Pío, las Vistillas, la pradera de San Isidro, el paseo de San Vicente, el parque del Oeste, la Ciudad Universitaria y la Casa de Campo, por donde Barea correteó de niño, se disputaron los combates por la defensa de Madrid; y en el Jarama, donde desemboca el Manzanares, tuvo lugar una de las más cruentas batallas de la guerra.

Lo que hay de autobiográfico en “La forja”, “La ruta” y “La llama” estriba sobre todo en haber “tratado de registrar”, según confesaba Barea, “la vida tal como la he visto, vivido e intuido entonces, y registrar al mismo tiempo la historia de mi adaptación a aquella vida”.

El libro consta de 1344 páginas y está preparado por Francisco Caudet.

Portada de La forja de un rebelde

Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.