El Arte de la Guerra en The Folio Society

Portada de El Arte de la Guerra

El Arte de la Guerra

El sello editorial The Folio Society acaba de presentar una nueva edición del título clásico El Arte de la Guerra escrito por el militar y filósofo chino Sun-Tzu.

Redactado hace ya la friolera de más de 2500 años, El Arte de la Guerra sigue siendo el tratado militar más famoso y estudiado de todos los tiempos.

Se trata de una completa colección de preceptos y consejos sobre la guerra escritos por el general, estratega y filósofo de la antigua China Sun-Tzu.

El volumen es actualmente utilizado tanto por militares como por economistas y políticos ya que sus enseñanzas pueden ser aplicadas en muchas otras áreas donde esté palpitando un conflicto de intereses de diversa índole.

Esta edición (la más completa y autorizada que se ha publicado hasta el momento en inglés) contiene cinco capítulos adicionales aparecidos en 1972.

La traducción de Roger T. Ames ha sido la primera en aprovechar este nuevo material y su estilo fluido, aunque nítido, le ha valido gran cantidad de elogios.

Exquisitas letras chinas especialmente encargadas para esta edición adornan el encabezamiento de cada capítulo, mientras que las fotografías a todo color de antiguos artefactos ilustran la época de incesante conflicto que dio origen a este libro.

El Arte de la Guerra y su autor:

Resulta realmente increíble que estas antiquísimas instrucciones de Sun-tzu en El Arte de la Guerra sean todavía hoy extrañamente relevantes para los dilemas del conflicto y la diplomacia modernos.

Sus simples medios de expresión, las metáforas de la naturaleza y los simples giros de la frase, esconden la originalidad de su percepción.

Con su perspicacia en la psicología del mando, el poder de las apariencias, el equilibrio entre las debilidades y fortalezas de uno y el enemigo, y el papel crítico que juega el tiempo en el conflicto y el combate, el tratado parece muy contemporáneo.

La verdadera identidad de Sun-Tzu todavía es un misterio. Puede haber sido un individuo, o un colectivo amplio de genios militares.

Algunos sugieren que Sun-Tzu pudo haber sido una mujer, ya que había mujeres generales en China en ese momento, aunque hay pocas pruebas contundentes de que Sun-Tzu fuera una de ellas.

Sabemos con más certeza que los trece capítulos centrales de instrucción en El Arte de la Guerra vienen de la China de los “estados en guerra” del siglo IV. Por la evidencia del texto, es probable que Sun-Tzu haya sido un comandante de campo activo, sirviendo al monarca Wu y operando como asesor militar itinerante.

Los manuales de estrategia militar existían en esa época, pero Sun-Tzu (justo antes de la llegada de Alejandro Magno y Aníbal en Occidente) destiló un conjunto de preceptos y principios militares que todavía hoy se utilizan.

Al influir en el pensamiento occidental sobre la guerra y la paz, la inteligencia y la diplomacia, El Arte de la Guerra tiene sólo un competidor serio: De la Guerra del académico prusiano Carl von Clausewitz.

Mientras que Clausewitz declara que la guerra es la continuación de la política y la diplomacia por otros medios, Sun-Tzu afirma que “ganar cien victorias en cien batallas no es la máxima excelencia; la máxima excelencia es someter al ejército enemigo sin luchar en absoluto”.

Clausewitz introduce los conceptos de “fricción” y “la niebla de la guerra”; Sun-tzu explica que “la guerra es el arte del engaño. Si el enemigo busca alguna ventaja, atráelo con ella. Si está desordenado, atácalo y llévatelo”.

Pero lo que le llevó a Clausewitz una docena de volúmenes para exponer, Sun-tzu se las arregla en solo terce capítulos.

Una comparación más cercana podría ser con El Príncipe de Nicolás Maquiavelo, cuya serie de reflexiones sobre el poder y el destino se expresan de forma veraz, como en el famoso dictado para un príncipe de que “es mejor ser temido que amado”.

Sun-Tzu y Maquiavelo desnudan el juego de la guerra, el poder y la política a lo esencial y comparten un concepto importante: lo que Maquiavelo llama fortuna. A menudo traducido como “fortuna” o “destino”, la palabra está más cerca de “azar” en el sentido de oportunidad.

Las batallas y guerras se ganan explotando la oportunidad de victoria por la fuerza directa, declara Sun-Tzu, o por medio de la astucia, el engaño y la sorpresa. El éxito requiere jugar con una infinita variedad de combinaciones entre fuerza y sorpresa; finta y ataque.

Basándose en esta comprensión de la dinámica de la guerra, El Arte de la Guerra divide su enseñanza en cuatro áreas prácticas: el terreno y las condiciones (incluido el clima y lo que los tácticos modernos llaman “el espacio de batalla”); la organización (la eficiencia, preparación y logística del ejército); el mando (el papel del comandante, su relación con sus tropas, sus amos políticos y el enemigo); y, por último, las operaciones de información y psicológicas (incluido el uso del espionaje).

Quizás dos de los mejores pasajes de El Arte de la Guerra se refieren a los usos de la inteligencia y el engaño a través de los espías; desde el agente esencial que devuelve la inteligencia real del mando enemigo, hasta el espía prescindible que se alimenta de información ficticia con la esperanza de ser capturado.

Otras preocupaciones de Sun-Tzu parecen antiguas, como la necesidad de señalar a las formaciones en el fragor de la batalla con gongs, tambores y banderines, pero a través de estos ejemplos, Sun-Tzu esboza el “mando y control” fundamental para todas las operaciones militares.

Y propone, además, un enfoque notablemente moderno para mitigar una ruptura en la cadena de mando: siempre que los subordinados conozcan el plan general, deben estar facultados para llevarlo a cabo de acuerdo con las circunstancias en su parte de la batalla. Esta es la esencia de lo que los militares británicos modernos llaman “comando de la misión”.

Sun-Tzu reconoce la dificultad del liderazgo y la imprevisibilidad del conflicto armado. Por consiguiente, los atributos y habilidades requeridos de un comandante son exigentes. Un comandante no sólo debe conocer su propia mente, y las mentes y habilidades de sus propias fuerzas, sino que debe conocer la mente del enemigo, la naturaleza y capacidad de sus fuerzas, y sus intenciones.

Para bien o para mal, Sun-Tzu sigue siendo relevante más de 2000 años después de que El Arte de la Guerra emergiera del crisol del conflicto en la antigua China.

Esta entrada fue publicada en Libros y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.