El Amante de A. Martin

El escritor A. Martin acaba de publicar la novela erótica El Amante, disponible en Amazon en tapa blanda y en versión digital Kindle.

A Martin es un ejecutivo de una empresa financiera. Ama el dinero. Ama el dinero sin pudor alguno, más que ninguna otra cosa en el mundo. Está convencido de que le proporcionará todo aquello que desea, especialmente una libertad que le permita vivir exquisitamente, sin ataduras de ningún tipo.

Al poco de incorporarse a su nuevo trabajo en la ciudad suiza de Lausanne conocerá casualmente a Elisa, una mujer poco agraciada que ha sido rechazada. Ésta, entre el alcohol y el desengaño, buscará consuelo en Martin.

Al día siguiente, una amiga de Elisa llama a Martin para quedar con él. Clara quiere conocerlo, pues Elisa ha quedado encantada de la noche pasada con Martin. Éste piensa que Clara no es más que una chica joven y algo ingenua, pero tras pasar la noche con ella, descubre que Clara es una maestra del sexo que le presentará mujeres para convertirlo en un gigoló de lujo, un compañero para una variada muestra de mujeres, sin olvidad la relación con Renata, su compañera de trabajo, que poco a poco va haciendo tambalear los sentimientos de Martin.

Mientras Martin se entretiene con Clara y sus amigas, no deja de lado sus ambiciones. No está dispuesto a esperar un golpe de suerte en la vida para obtener lo que ambiciona. Su plan avanza en connivencia con Dexter Jennings, quien se presenta en la empresa de Martin buscando financiación para un gran proyecto empresarial. Pronto obtendrán lo que buscan, pero entonces comenzarán las sospechas y los temores a ser traicionados que provocarán una lucha a muerte entre ellos.

Portada de El Amante

El Amante es una novela sorprendente. En primer lugar, no es frecuente que actualmente, en una sociedad en que todos buscan sus 15 minutos de gloria, el autor haya querido ocultar su nombre usando precisamente el nombre del protagonista como pseudónimo. Sin embargo, el efecto es poderoso, puesto que ha conseguido involucrarnos en la historia desde el principio. Si lees la primera página, la historia te engancha. A Martin es un personaje total, un hombre amoral que se plantea dudas existenciales al mismo tiempo que avanza en su plan diabólico para conseguir su objetivo y se enfrenta con exquisitas maneras a todo tipo de mujeres, maduras, gruesas, algunas no demasiado atractivas, pero en las que siempre encuentra algo fascinante, mientras su seguridad en sí mismo es socavada por la relación con Renata, de la que Martin teme enamorarse.

Es un thriller erótico. Y funciona como thriller, porque mantiene en todo momento el suspense sobre lo que ocurrirá. Y funciona como novela erótica. Pero no es una novela erótica al uso, pues no usa la violencia en el sexo y no somete a las mujeres, sino que las trata con una devoción que jamás he visto en otra novela erótica. El protagonista siente una devoción casi religiosa por la mujer. Y dice en un momento de la novela: a todas las he amado. De alguna manera, las he amado.

Esto es lo que dice un comentario en Amazon sobre la novela: Un libro que me dejo encantada porque describes todo de manera real, natural, la música como si la escuchara mientras la leía, las pinturas como si las viera, las escenas son eróticas no vulgares, en fin, un libro que por la portada no me llamaba la atención, pero cuando leí el prólogo me intrigo, y me dejo maravillada! ¡Léanla la super recomiendo!!

También es sorprendente en esta novela el tratamiento que hace el autor de las escenas de sexo. Nunca he visto escenas tan largas, tan demoradas, contado el contacto de la carne con tanta intensidad y dulzura. Acierta también cuando incluye música y vincula tales escenas a cuadros eróticos de la pintura universal. Un acierto que te hace sentir la fuerza de las escenas sexuales con algo parecido a una mirada artística y muy, muy, sensual. Yo también se la recomiendo.

Biografía del autor:

A. Martin es el seudónimo con el que firma el autor de El amante y es, asimismo, el protagonista de la novela. Se trata de un hombre que sólo quiere ser invisible, pasar desapercibido ante los demás para lograr sus objetivos sin que se le interponga obstáculo alguno. Está distanciado del resto de la humanidad por un velo que ha construido con mucho cuidado y, en especial, con mucho silencio, pues “las palabras sólo empobrecen el lenguaje de los cuerpos”, según lo declara él mismo hacia la mitad de la obra.

Anuncios