Tom O’Bedlam

Tom O'BedlamTom O’Bedlam
Robert Silverberg
Editorial: Martínez Roca
Colección: Gran Super Ficción
Traducción de Rafael Marín Trechera
Primera edición: marzo de 1987
Número de páginas: 288
Precio: descatalogado
ISBN: 978-84-270-1114-4
Más info: Robert Silverberg en Wikipedia
Más info: Editorial Martínez Roca

 
Texto de contraportada:

Es el año 2103. Tom O’Bedlam finge locura para sobrevivir en un mundo donde la civilización industrial permanece de forma precaria y coexiste con zonas de desórdenes…
Pero Tom es poseedor de unos extraordinarios poderes que le permiten enviar su mente a través de inimaginables caminos del espacio…

Reseña de Jack Moreno:

Tom O’Bedlam marcha hacia el oeste en busca de la costa del Pacífico. Huye de la radiactividad provocada por la Guerra de la Ceniza mientras experimenta extraños sueños y visiones por los que desfilan seres de piel brillante con ojos de zafiro por mundos de color verde. En su camino se cruza un grupo de jóvenes salteadores y asesinos que deciden llevarlo consigo a pesar de las reticencias de algunos de ellos, que le acusan de chiflado y embustero.

En el centro psiquiátrico Nepente, la doctora Elszabet somete a sus pacientes a un duro tratamiento de shock: un barrido de memoria diario para intentar sanarlos de sus enfermedades mentales. Entre ellos se encuentra el padre Christie, el señor Ferguson y la mujer sintética Aleluya, todos ellos con los mismos sueños persistentes y atractivos de mundos de colores y gentes de cristal.

Jaspin es un viejo profesor universitario y fracasado que decide retomar su actividad de investigador antropólogo al encontrase con el inmenso grupo de seguidores del movimiento tumbondé, un culto espiritista de origen brasileño que empezó a tomar fuerza entre los refugiados latinoamericanos de San Diego, pero que pronto arrastró consigo a todo tipo de personas. Los fieles de Chungirá-el-que-vendrá forman una religión de tipo milenarista que Jaspin cree inevitable tras el final de cualquier conflicto bélico. Decide dejarlo todo para seguir y estudiar al líder del movimiento, el Senhor Papamacer (al que llaman el flautista de Hamelín del espacio), en su peregrinación multitudinaria hacia el norte de los Estados Unidos.

¿Enfermedad contagiosa? ¿Alucinaciones en grupo? ¿Invasión extraterrestre? ¿Visión divina? ¿Mutación telepática? Estas son algunas de las preguntas que intentan resolver sin éxito los responsables de Nepente para poder comprender lo que está ocurriendo.

Robert Silverberg esboza en esta magnífica novela una visión pesimista de la condición humana cuando se ve sometida a presión. Cuando la racionalidad, la cordura y la lógica de unos pocos se doblega ante lo absurdo y lo disparatado de una mayoría sin rumbo fijo y sin esperanza en una lucha desigual que termina transformando a los sanos en enfermos. Ambientada en el año 2103, en medio de una era postapocalíptica en la que se ha producido el colapso de la civilización a consecuencia de una guerra atómica, la figura mesiánica de Tom y el movimiento tumbondé destacan por encima del desánimo de la población, saciando su ansia por formar parte de algo sólido en lo que poder creer.

Todos están ávidos de un guía capaz de enseñarles el camino hacia las estrellas en un mundo destruido que se ha quedado sin señales visibles. Y el loco Tom O’Bedlam parece tener en sus manos la salvación de sus almas.

El protagonista de este relato toma su nombre de un poema anónimo inglés de comienzos del siglo diecisiete que trata sobre un enfermo mental. En Gran Bretaña el término Tom O’Bedlam empezó a utilizarse más tarde para describir a los mendigos y vagabundos que fingían alguna enfermedad mental para poder entrar en los hospitales psiquiátricos. Además de Robert Silverberg otros autores como Alfred Bester, John Brunner y Mark Twain también han utilizado a este personaje en alguna de sus novelas.

En definitiva, otra gran obra del maestro Robert Silverberg.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia Ficción, Libros, Reseñas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Tom O’Bedlam

  1. Blanca Miosi dijo:

    Hola Jack, me gusta la ciencia ficción y esta novela luce interesante, al menos lo parece por tu reseña.

    Voy a enlazar tu blog al mío!

    Saludos1
    Blanca

    • jackmoreno dijo:

      Saludos, Blanca.

      Es un honor para mí recibir un comentario en mi blog de una escritora profesional como tú.
      Robert Silverberg es uno de mis autores favoritos y ésta es una de sus mejores novelas.
      Te la recomiendo.

      Bye !!!!

  2. Velguader dijo:

    Hola Jack!
    No me enteré nunca de tu reseña sobre esta hermosa joya de Silverberg.

    Fue de las primeras novelas de CF que me atreví a leer y resultó ser de tan agradable lectura que lo leí en dos sentadas. Me encantó en verdad.

    Ferguson es un gran personaje, siempre estuve al pendiente de lo que iba a hacer o decir. ¡Y al final uno no puede creer lo que le sucede a su personaje favorito!

    Además de la amena lectura, lo recomiendo porque suceden un montón de cosas, hay una buena cantidad de personajes y conforme pasan las páginas mas se engancha el lector.

    Saludos. Buena lectura.

    • jackmoreno dijo:

      Saludos, Velguader.

      Lo cierto es que resulta difícil adivinar cómo va ha terminar la novela. En ocasiones te da la sensación de estar leyendo un relato de Philip K. Dick, por todo aquello de las alucinaciones y las visiones que tiene los protagonistas (y además, compartidas en grupo).

      En todo caso, se trata de una novela excelente.

      Bye !!!!

  3. Pingback: Literatura Prospectiva

  4. gabriel dijo:

    SPOILER DEL TAMAÑO DE GIBRALTAR… Sólo para quienes han leído el libro… Yo había entendido que finalmente Tom sí posee los poderes de “llevar” a los demás a esa otra realidad paradisíaca y de salvación… me pareció que eso era lo que Silverberg dejaba entrever. Le erré por mucho? Gracias.

    • jackmoreno dijo:

      Saludos, Gabriel.

      En mi opinión, Robert Silverberg contrapone a aquellos que intentan solucionar el problema mediante medios científicos (y que parecen fracasar) frente a los que optan por medios religiosos-fanáticos (y que parecen tener éxito). Y cómo los primeros no pueden defenderse de los segundos, siendo arrasados literalmente.

      En ningún momento se concluye si Tom asesina con sus poderes liberando el alma de los que le tocan o si por el contrario consigue enviarlos a los mundos de colores. ¿Es un mutante asesino o es un heraldo de los extraterrestres? Supongo que es una cuestión que se deja libre para interpretar por el lector.

      Fíjate que en la contraportada de la edición inglesa pone esto: ¿Messiah or Madman? La novela tiene mucho de crítica al fanatismo y la irracionalidad. Supongo que son válidas diferentes interpretaciones.

      Muchas gracias por tu comentario.

      Bye !!!!

  5. Velguader dijo:

    Respecto al útimo comentario yo me quedo personalmente con esa versión de la racionalidad arrasada por la locura… es como una advertencia de lo que puede suceder con tanto fanatismo que sigue habiendo en muchos lugares de nuestro planeta. Saludos.

  6. The Hybris dijo:

    ¡La de cosas que una puede perderse en esa inmensidad literaria que hay ahí fuera! Este libro en particular tiene buena pinta, y se nota que te apasiona el tema. Tengo que apuntarme uno más en la lista de pendientes y ya van… ni se sabe :P

    Gracias por pasarte por mi blog, a ver si dentro de no muchos años puedo en su lugar hablar de libro, jeje.

    Un saludo.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.