Por el tiempo

El Hombre en el LaberintoPor el tiempo
Robert Silverberg
Editorial: Miraguano Ediciones
Colección: Futurópolis nº 23
Traducción de Francisco Javier Arellano
Primera edición: abril de 1990
Número de páginas: 224
Precio: descatalogado
ISBN: 978-84-7813-064-1
Más info: Robert Silverberg en Wikipedia
Más info: Robert Silverberg en Lecturalia
Más info: Quasi-Official Robert Silverberg Home Page


Novela finalista del premio Nebula Award 1969.
Novela finalista del premio Hugo Award 1970.

Reseña de Jack Moreno:

Jud Elliot es un joven abogado de Nueva York que cansado, desorientado y con pocas ambiciones dentro del mundo de la jurisprudencia llega a Nueva Orleans en busca de un nuevo porvenir. No tarda en encontrar trabajo en el Servicio Temporal, una lucrativa agencia de turismo que organiza viajes al pasado por la línea del tiempo.

Como suele ser habitual en muchas de sus novelas, Robert Silverberg no pierde mucho tiempo en explicar la consecución de semejante logro científico —viajar en el tiempo— y entra de lleno en la trama del relato, que se inicia con una descripción de la estructura interna de la empresa, formada por los patrulleros temporales (policías encargados de eliminar las paradojas temporales y velar porque el pasado quede tal y como estaba cuando se llegó a él desde el presente) y los guías temporales (guías de turismo encargados de acompañar y vigilar al grupo de excursionistas que viaja por la línea del tiempo). La máquina que permite el salto a otra época es un pequeño dispositivo, llamado crono, que se fija en la espalda del viajante. Silverberg no entra en muchos más detalles a la hora de describir el artefacto y su funcionamiento.

Jud comprende en seguida que convertir los viajes en el tiempo en un popular negocio turístico produce la inevitable e incómoda Paradoja Acumulativa consistente en la presencia masiva de turistas presenciando un destacado episodio histórico. De esta forma y aún sin cometer injerencias, la cifra histórica de un millar de palestinos que contemplaron la Pasión comienza a transformarse rápidamente en un acontecimiento visto por cientos de miles de personas venidas del futuro.

La novela En el tiempo es casi más un ensayo sobre las implicaciones que tendrían los viajes en el tiempo (de ser posible realizarlos) que un relato en sí mismo, y de esta forma Silverberg se detiene en varios momentos de la narración para desarrollar e intentar explicar las diferentes paradojas que podrían darse, entre ellas también, la Última Paradoja que es aquella que produce la negación del propio viaje en el tiempo o la Paradoja del Desplazamiento Transitorio y por la cual el viajero en el tiempo no se ve afectado por los cambios producidos en la línea, quedando protegido hasta volver a su base temporal.

Jud inicia sus primeras misiones como guía viajando al pasado de la propia ciudad de Nueva Orleans para enseñar a los turistas el histórico asesinato del célebre político local Huey Long. Pero rápidamente cambia su destino por la antigua ciudad de Bizancio. Allí conoce a Capistrano, un guía temporal con una extraña obsesión suicida que le empuja a buscar a sus antepasados y urdir su asesinato. Metaxas es otro guía que también comparte la obsesión de Capistrano por encontrase con sus antecesores, solo que con la intención de cometer incesto transtemporal con ellos. Es entonces cuando surge en la cabeza de Jud la idea de convertirse en un dios omnipotente capaz de cualquier locura.

Robert Silverberg, ferviente admirador de la época clásica, aprovecha las andanzas de Jud para hacer un breve repaso a la turbulenta época del Medievo, revisando las diferentes Cruzadas, la época de la Peste Negra o la historia de la ciudad de Bizancio.

Finalmente, Jud conoce a una antepasada noble, la hermosa Pulcheria Ducas, por la que se siente atraído. Sauerabend, uno de los turistas a los que acompaña, también se siente fascinado por Pulcheria y tras manipular su dispositivo crono, salta en la línea del tiempo llevándosela consigo. Se inicia así una búsqueda desesperada a lo largo de siglos y siglos de historia con la intención de recuperar a la joven princesa, cuyo natural devenir es esencial para la existencia de Jud en su presente.

Como suele ocurrir en casi todas las novelas sobre viajes en el tiempo, en algún momento de la narración el autor propone paradojas muy forzadas obligando al lector a realizar un esfuerzo considerable para decidir si tal situación podría o no llegar a materializarse. En esta novela se da también esta circunstancia justo cuando Silverberg decide crear un duplicado del protagonista.

Injustamente comparada con El fin de la eternidad de Isaac Asimov, Por el tiempo resulta una narración excelente, muy fluida y entretenida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Libros, Reseñas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Por el tiempo

  1. velguader dijo:

    Hola Jack.
    No hayduda de la calidad narrativa de Silverberg. Ésta novela me recuerda a Máscaras del Tiempo en la que también existen los viajes en el tiempo (precisamente del futuro al presente de la novela) y como en esta, los hechos se tornan conflictivos y pueden llegar al desorden.
    Lo mejor que tienen estas novelas es que Silverberg tome como un ya un hecho alguna leyenda histórica, poniendo en jaque nuestro pensamiento (al menos la mía).

    Y trataremos de leerla, por supuesto.

    Un saludo cordial, siempre atento a las recomendaciones.

    • Jack Moreno dijo:

      Saludos, velguader.

      Estoy de acuerdo contigo respecto a la enorme calidad de Silverberg como narrador; sus novelas son potentes, magníficas. Quizás en esta de aquí fuerza un poco las cosas, lo lleva todo al extremo de lo posible. No obstante, me ha gustado mucho.

      Como curiosidad, parece que hay una edición de coleccionista en la que incluyen Hawksbill Station, Up the Line y Project Pendulum todas juntas: http://subterraneanpress.com/store/product_detail/times_three

      Bye !!!!

  2. plared dijo:

    Una obra considerara menor, que en mi caso opino que no es así. Fácil de leer y perfectamente estructurada en especial las paradojas temporales y ese mercado negro que literalmente se le escapa de las manos.

    Una muy recomendable novela sobre el manido tema de los viajes en el tiempo que me resulto profundamente original y bien escrita. No en vano su autor es uno de los mas interesantes de la ciencia ficción del siglo pasado. Saludos y grato recuerdo esta novela

    • Jack Moreno dijo:

      Saludos, plared.
      En verdad que Silverberg es uno de los grandes. Para mí no hay obras menores en su producción. Es un narrador nato y sus novelas son cualquier cosa menos aburridas. Por cierto que aquí también se lee el gusto que el autor tiene por la época clásica (y el dominio que tiene la historia). Otra gran novela que también recomiendo al igual que haces tú.

  3. edelweiss7 dijo:

    Es interesante el tema de los viajes en el tiempo
    un saludo :)

  4. Parece que sientes devoción por este autor. Yo, por el contrario, no he leído nada suyo. Habrá que darle una oportunidad.

    Por otro lado, Miraguano y su colección Futurópolis me fascina. No paro de buscar libros de segunda mano en internet. Es junto a Acervo y Ultramar una de esas míticas colecciones desparecidas.

    • Jack Moreno dijo:

      Saludos, thegreatcatsby.

      Hay un consenso amplio entre los aficionados en reconocer un trio de ases indiscutible dentro de la ciencia ficción: Asimov, Clarke y Heinlein. Pero lo cierto es que se podría hablar de un repoker formado por estos tres autores más Philip K. Dick y Robert Silverberg. Si no has leído nada de Silverberg, te recomiendo empezar con Muero por dentro, aunque todas sus novelas son muy buenas. De verdad que es un gran autor.

      También me gustaba ir por librerías de viejo en busca de números perdidos de la mítica Ultramar o de la revista Nueva Dimensión. Todavía deben de quedar algunas entre Sol y Ópera, en Madrid. Respecto a Miraguano, también fue grande y de las primeras en publicar a autores españoles. Supongo que en la librería todavía les quedara algún ejemplar de su colección futurópolis.

      Bye !!!!

  5. A juzgar por la admiración que desprendes por Silverberg no puedo más que sentirme un poco avergonzado por no haber leído ninguna obra de este autor.
    A priori, conforme leía tu recomendación, no podía evitar encontrar cierta similitud con el relato corto de Bradbury “El ruido de un trueno” (intentemos, ante todo olvidar su moderna adaptación cinematográfica) y, prestando atención a las fechas de publicación de uno y otro, bien parece que podría haber influido aquel sobre Silverberg a la hora de escribir esta historia, ¿no? Lejos de mi intención restar valor a este autor, claro, pero me parecía un punto curioso a considerar.
    De cualquier manera, tu artículo me ha parecido muy interesante y, aprovechando que últimamente estoy teniendo una recaída sobre los grandes clásicos de la CF, es más que seguro que mi siguiente objetivo sea sino esta alguna otra novela de este autor.
    Saludos y hasta el próximo comentario.

    • Jack Moreno dijo:

      Saludos, “Cerillas” Malone.
      Al igual que a thegreatcatsby, te recomiendo empezar con Silverberg por su novela Muero por dentro. Respecto a Bradbury, me parece que no he leído ese relato que apuntas. Supongo que estará en alguna colección. Voy a intentar localizarlo y leerlo. Muchas gracias por tu comentario.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.