10 grandes traductores de la ciencia ficción

Este post quiere ser un reconocimiento sincero al trabajo de traducción que lleva a cabo un puñado de grandes escritores profesionales y que nos permite a nosotros, aficionados a la ciencia ficción, poder disfrutar en nuestra lengua de una gran parte de la producción literaria que genera este tipo de narrativa. Sin su talento y esfuerzo no tendríamos más remedio que leer las obras en sus idiomas originales, algo que no está al alcance de todos.

Traducir bien una novela de género fantástico no es fácil. Los traductores, además de lo complicado de su tarea, tienen que afrontar también, en muchas ocasiones, las críticas sañudas de lectores puntillosos, plazos estrictos de entrega, remuneraciones escasas y morosas, imposiciones de correctores de estilo, anonimato y falta de reconocimiento, largas horas de trabajo en solitario…

En definitiva, un trabajo ingrato que se hace por pura pasión.
Desde aquí, mi agradecimiento a todos ellos por su pasión.

A continuación, presento un listado con los diez traductores más destacados de literatura fantástica y sus obras traducidas más importantes.

Francisco Porrúa

Francisco Porrúa

Francisco Porrúa (La Coruña, 1922)

Francisco Porrúa, que usó los seudónimos de Luis Domènech, Ricardo Gosseyn y Francisco Abelenda, es uno de los editores y traductores clave del fantástico.

En el año 1955 fundó en Argentina el sello editorial Ediciones Minotauro y comenzó a traducir a escritores como Ray Bradbury, Theodore Sturgeon y Clifford D. Simak.

Su primer libro editado y traducido fue una de las obras más importantes del género: Crónicas Marcianas de Ray Bradbury, con prólogo de Jorge Luis Borges.

Su gran trabajo en la editorial Sudamericana, en la que participó como director literario, propició la edición varias novelas esenciales de la literatura universal como Cien años de soledad de Gabriel García Márquez o Rayuela de Julio Cortázar.

Trabajos destacados de traducción en ciencia ficción y fantasía:

  • La comunidad del anillo, de J. R. R. Tolkien (Ediciones Minotauro).
  • Titus Groan, de Mervyn Peake (Ediciones Minotauro).
  • La sombra del torturador, de Gene Wolfe (Ediciones Minotauro).

Más info: Entrevista de Ramón González Férriz a Paco Porrúa
Más info: Entrevista de Patricio Lennard a Paco Porrúa en el diario Página 12
 

Matilde Horne

Matilde Horne

Matilde Zagalsky (Buenos Aires, 1914 – Santa Eulalia del Río, 2008)

Matilde Zagalsky, que usó el seudónimo de Matilde Horne, es conocida por firmar la traducción para el sello editorial Ediciones Minotauro de la segunda y la tercera parte de la obra El señor de los anillos del autor británico J. R. R. Tolkien.

Otras de sus grandes transcripciones a destacar son las Historias de Terramar de Ursula K. Le Guin, Pavana de Keith Roberts, El verano del pequeño San John de John Crowley, La afirmación de Christopher Priest y Solaris de Stanislaw Lem.

Matilde llegó a traducir más de setenta libros a lo largo de su carrera.

Fue premiada por el Fondo de las Artes Argentino por su traducción de Clea, obra que forma parte de la tetralogía El cuarteto de Alejandría de Lawrence Dureell.

Trabajos destacados de traducción en fantasía:

  • Las dos torres, de J. R. R. Tolkien (Ediciones Minotauro).
  • El regreso del rey, de J. R. R. Tolkien (Ediciones Minotauro).
  • Historias de Terramar, de Ursula K. Le Guin (Ediciones Minotauro).

Más info: Artículo de Virginia Collera en el diario El País
Más info: Artículo de Andrés Ehrenhaus en el diario El País
 

Rafael Marín

Rafael Marín

Rafael Marín Trechera (Cádiz, 1959)

Rafael Marín es un escritor polifacético. Además de novelista, guionista de cómic, ensayista y crítico de cine, este profesor de inglés y de literatura es autor de un gran número de traducciones de novelas de ciencia ficción, fantasía y terror.

Como narrador, sus novelas Lágrimas de luz, La leyenda del navegante, Mundo de Dioses, Elemental querido Chaplin o Juglar han sido reconocidas como entre las mejores obras de narrativa de la literatura fantástica española.

Se ha ocupado de verter a nuestro idioma a autores que van desde A. A. Attanasio (Radix) hasta Isaac Asimov (La edad de oro), pasando por David Brin (Gente de Barro), Algis Budrys (¿Quién?), Lois McMaster Bujold (serie de Miles Workosigan), Orson Scott Card (saga de Ender), Connie Willis y los más recientes Brandon Sanderson (El aliento de los dioses) y John Scalzi (La vieja guardia).

Trabajos destacados de traducción en ciencia ficción y fantasía:

  • Ambiente, de Jack Womack (Ultramar Editores).
  • Tom O’Bedlam, de Robert Silverberg (Editorial Martínez Roca).
  • Neverness, de David Zindell (Ediciones Júcar).
  • San Leibowitz y la mujer caballo salvaje, Walter M. Miller (Ediciones B)

Más info: Crisei. La bitácora de Rafael Marín
Más info: Entrevista de Pedro Jorge Romero a Rafael Marín
 

Pedro Jorge Romero

Pedro Jorge Romero

Pedro Jorge Romero (Lanzarote, 1967)

Licenciado en física y programador informático, Pedro Jorge empezó editando durante los años noventa el desaparecido fanzine BEM. En la red se hizo muy popular con su Archivo de Nessus y con su excelente blog personal pjorge.com. Actualmente traduce para Ediciones B.

Como escritor es coautor junto a Miquel Barceló de las novelas El otoño de las estrellas y Testimoni de Narom. Cabe destacar en su producción personal, en colaboración con Ricard de la Casa, el relato El día que hicimos la transición, cuento que fue incluido en la antología Cosmos Latinos, traducido al inglés y publicado en The SFWA European Hall of Fame en 2007. Ha traducido a autores como Paul Anderson, Stephen Baxter, Greg Bear, Greg Egan, Vernor Vinge y Neal Stephenson.

Trabajos destacados de traducción en ciencia ficción:

  • Criptonomicón, de Neal Stephenson (Ediciones B).
  • Ciclo Barroco, de Neal Stephenson (Ediciones B).
  • Axiomático, de Greg Egan (Grupo Editorial AJEC)

Más info: Entrevista de Pablo Casto a Pedro Jorge Romero para el fanzine Tau Zero
 

Marcial Souto

Marcial Souto

Marcial Souto (La Coruña, 1947)

Marcial Souto es un nombre muy importante dentro de la literatura fantástica en Argentina, Uruguay y España. En 1969 preparó la colección de libros juveniles Literatura Diferente. A mediados de los años setenta se encargó de editar La revista de ciencia ficción y fantasía. En 1977 funda Ediciones Entropía y lanza la revista Péndulo junto a Andrés Cascioli. En 1985 compila la destacada antología de relatos cortos La ciencia ficción en Argentina.

A finales de los ochenta se trasladó a España, en donde coordinó la interesante colección de libros de ciencia ficción Mundos Imaginarios para el sello editorial Plaza y Janés. Como traductor se ha ocupado de verter al castellano a J. G. Ballard, John Calvin Batchelor, Ray Bradbury, Jack Vance, Theodore Sturgeon, Peter Straub y Samuel R. Delany.

Trabajos destacados de traducción en ciencia ficción y fantasía:

  • El nacimiento de la república popular de la Antártida, de John Calvin Batchelor. *
  • Compañía de sueños ilimitada, J. G. Ballard.
  • La intersección de Einstein, de Samuel R. Delany.

* Nota de aclaración: La traducción de El nacimiento de la república popular de la Antártida fue obra de Elías Sarhan Assy, actuando Marcial Souto como revisor.

Más info: Marcial Souto en Sedice
Más info: Marcial Souto en Axxon
 

Cristina Macía

Cristina Macía

Cristina Macía (Madrid, 1965)

Cristina Macía es conocida por ocuparse desde el año 2002 de las traducciones al idioma castellano de la saga Canción de Hielo y Fuego del premiado autor norteamericano George R. R. Martin, serie muy popular que ha sido publicada por Ediciones Gigamesh y que también ha sido adaptada con gran éxito para la televisión. Anteriormente, Cristina se ocupó de la traducción de libros de Enid Blyton (serie de Los cinco) y de muchas de las novelas de Terry Pratchett, Tim Powers e Ian Watson.

Trabajos destacados de traducción en ciencia ficción y fantasía:

  • Bosque Mitago, de Robert Holdstock.
  • Cena en el palacio de la discordia, de Tim Powers.
  • El color de la magia, de Terry Pratchett.

Más info: Entrevista de Adrià Guxens a Cristina Macía para el blog Adrias News
 

Domingo Santos

Domingo Santos

Domingo Santos (Barcelona, 1941)

Pedro Domingo Mutiñó, que usó los seudónimos de Domingo Santos, Peter Danger y Peter Dean, es uno de los pilares de la ciencia ficción española. Está considerado como uno de los máximos promotores y divulgadores del género fantástico en España. Ha destacado como escritor, director de colecciones de libros, recopilador, editor y traductor.

Junto a Sebastián Martínez y Luis Vigil, editó la mítica revista de ciencia ficción Nueva Dimensión. En su producción personal destacan las novelas Grabriel, historia de un robot, Nomanor y Hacedor de Mundos.

Como traductor hay que destacar la emorme cantidad de novelas y relatos de ciencia ficción transcritos a lo largo de su brillante carrera.

Trabajos destacados de traducción en ciencia ficción y fantasía:

  • Dune, de Frank Herbert.
  • A vuestros cuerpos dispersos, Philip José Farmer.
  • Ora:cle, de Kevin O’Donnell.
  • La tierra moribunda, de Jack Vance.
  • Visiones Peligrosas, de Harlan Ellison.
  • Flores para Algernon, de Daniel Keyes.
  • Forastero en tierra extraña, de Robert A. Heinlein

Más info: Entrevista a Domingo Santos en Literatura Prospectiva
 

José María Faraldo

José María Faraldo

José María Faraldo

José María Faraldo es el traductor al castellano de la conocida saga de fantasía épica Geralt de Rivia (El último deseo, La espada del destino, La sangre de los elfos, Tiempo de odio, Bautismo de fuego, La torre de la golondrina y La dama del lago) escrita por el popular novelista polaco Andrzej Sapkowski y que editan desde el año 2002 los sellos editoriales Bibliópolis Fantástica y Alamut Ediciones.

Faraldo también se ha ocupado de verter desde el idioma alemán al español la obra del escritor alemán Andreas Eschbach.

Trabajos destacados de traducción en ciencia ficción y fantasía:

  • El último deseo, de Andrzej Sapkowski.
  • Los tejedores de cabellos, de Andreas Eschbach.
  • El vídeo de Jesús, de Andreas Eschbach.

Más info: Entrevista a José María Faraldo en el portal Los Espejos de la Rueda
 

Rubén Masera

Rubén Masera ha trabajado para muchas editoriales, entre ellas Paidós, Edhasa y Ediciones Minotauro.

Es uno de los principales traductores de Philip K. Dick a nuestro idioma. SIVAINVI, El doctor Moneda Sangrienta, Un ojo en el cielo y Tiempo desarticulado fueron transcritas por Masera en los años ochenta.

Trabajos destacados de traducción en ciencia ficción y fantasía:

  • SIVAINVI, de Philip K. Dick (Editorial Adiax y Ultramar Editores).
  • La sombra del torturador, de Gene Wolfe (Ediciones Minotauro).
  • El Silmarillion y los apéndices de El señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien (Ediciones Minotauro).

Manuel Figueroa

Manuel Figueroa es uno de los más reconocidos traductores de género fantástico. Principal transcriptor de J. G. Ballard, suyas son también las versiones al castellano de los títulos más emblemáticos de la ciencia ficción, como Soy leyenda de Richard Matheson, El hombre demolido de Alfred Bester, El hombre en el castillo de Philip K. Dick y Marte Rojo de Kim Stanley Robinson.

Trabajos destacados de traducción en ciencia ficción y fantasía:

  • Heliconia, de Brian W. Aldiss (Ediciones Minoturo).
  • El tapiz de Malacia, de Brian W. Aldiss (Ediciones Minoturo).
  • El Hobbit, de J. R. R. Tolkien (Ediciones Minotauro)

Esta selección se ha reducido a un total de diez traductores. No obstante, quiero citar también a los siguientes grandes escritores: Elías Sarhan, Aurora Bernárdez, Elvio Gandolfo, Carmen López, Estela Gutiérrez Torres, Marcelo Tombetta, Norma B. de López, Edith Zilli, Silvia Komet, Manuel de los Reyes, Carlos Peralta, José María Aroca, Pilar Giralt, José Valdivieso, Irene Peypoch, Francisco Abelenda, Luis Vigil, Carlos Gardini, Albert Solé, Marcelo Cohen, Mariano Casas, María Elena Rius, Arturo Casals, Miguel Antón, entre otros.

Anuncios

63 pensamientos en “10 grandes traductores de la ciencia ficción

  1. Stark

    Un aplauso a todos ellos. Mención especial, por cariño, a Cristina Macía, que la pobre no da abasto, y entre tanta exigencia merece un poco de reconocimiento.
    Gran post :)

    Responder
  2. mjmas

    Muy buen post. Gracias por acercarnos a estos escritores. La traducción es casi como volver a escribir la obra de nuevo. Me parece una tarea complicadísima.

    Responder
  3. Valentín

    Porrúa no sólo tradujo (lo que ya es mucho), sino que también editó, difundió, promovió y (quizás lo más importante y valioso de todo), vendió ciencia ficción. Realmente un genio y un tipo muy audáz. De Marcial Souto se puede decir casi lo mismo. Y recuerdo la Nueva Dimensión, que llegaba de España con unos cuantos meses de atraso; conocí sólo algunos números.

    Responder
  4. danioska

    Excelente entrada, con un serio trabajo de investigación detrás (lo que se agradece mucho). No soy gran lectora de ciencia ficción, pero me parece genial como referencia este compendio que haces.
    Saludos

    Responder
    1. Jack Moreno Autor de la entrada

      Saludos, danioska.
      Muchas gracias por tu comentario. Te animo leer ciencia ficción. Confía en mí y empieza con La invención de Morel de Adolfo Bioy Casares.

      Responder
      1. jjmerelo

        ¡Gracias! Alguien empieza a reivindicar a Bioy Casares como un grande de la ciencia ficción… La susodicha invención, además, aparece en “Perdidos” y es claramente inspiración de los guionistas…

        Responder
        1. Jack Moreno Autor de la entrada

          Saludos, jjmerelo.
          Muchas gracias. Es un honor para mí que un bloguer de tu categoría deje un comentario por aquí.
          La invención de Morel para mí ha sido todo un descubrimiento. Novela extraordinaria que recomiendo a todo el mundo, y en especial a los adicktos.

          Responder
  5. buttonkid

    Gran artículo!! Muy interesante.Me gustaría aportar una traducción que leí de I´m a Legend, y de The Road(anterior a la dignisima película) impresionantes pero no recuerdo los nombres de los traductores XD

    Responder
    1. Valentín

      Probablemente ambas hayan sido traducidas por primera vez al español por Francisco Porrúa (con alguno de sus seudónimos). “Paco” era un entusiasta de la obra de Matheson y Cormac Mcarthy (amén de que ambos autores ya gozaban en Estados Unidos del beneplácito de Horace H. Gold y de revistas como Galaxy).

      Responder
      1. buttonkid

        Muchisimas grácias!!! no sabes la ilusión que me ha hecho el saber que pertenecían a uno de estos grandes, pues fueron libros prestados y que a día de hoy busco en librerías de segunda mano, ya que las versiones actuales tienen portada de las películas y eso me tira mucho para atras.Gracias :D

        Responder
  6. Pingback: 10 grandes traductores de la ciencia ficci&oacu...

  7. plared

    José María Faraldo,n o fue el de la traducion de Geralt de Rivia. Joer ahí se lucio, se tiro dos años para traducir la ultima entrega. En fin, encima decía que andaba deprimido y que por ello no podía. Algo esperpentico fue eso……Saludos e interesante articulo

    Responder
  8. rorschach0019

    Buen artículo. Me gustan éste tipo de publicaciones porque le dan su lugar a personajes que, por lo general, se mantienen fuera de foco; como ya lo hiciste con los ilustradores y ahora con los traductores. Bien por Cristina Macía y su traducción de “Canción de Hielo y Fuego”, aunque discrepo con ciertos detalles que creo innecesarios (nombre de ciudades que, cacofónicamente, quedan mejor en ingles; mero gusto personal); en general es una excelente traducción.

    Responder
    1. Jack Moreno Autor de la entrada

      Saludos, rorschach0019.
      Cristina Macía está haciendo un gran trabajo para Gigamesh.
      Es importante reconocer el esfuerzo de los traductores.

      Responder
  9. TexturaArtefacto

    Loable trabajo estimado señor Moreno. Esto, aparte de interesante, es una viva muestra de la envidiable vocación por la investigación que rezuma de usted. Saludos, y que sigan las sorpresas.

    Responder
  10. Vicente FG

    Buenos días Jack, enhorabuena por tu artículo. Los que no leemos las versiones originales muchas veces solemos caer en el error de ensalzar a un autor -o denostarlo- cuando lo cierto es que no estamos leyendo directamente su trabajo sino el trabajo del traductor, sin concederle el elogio que merece. Salvo ilustres excepciones como Borges -del inglés- o Cortazar -del francés- casi siempre pasan desapercibidos. Yo quiero romper una lanza en favor de Pedro Jorge Romero y su traducción de Greg Egan (“ciudad permutación” y “axiomático”) que me llamaron mucho la atención y que disfruté gracias a su trabajo. Reitero las felicitaciones por tu estupendo artículo. Un saludo

    Responder
    1. Jack Moreno Autor de la entrada

      Saludos, Vicente FG.
      El reconocimiento es necesario. Hay que agradecer a Domingo Santos, a Rafa Marín y al resto de traductores que reseño en el artículo por hacer MAGIA y regalarnos estas maravillas de la ciencia ficción y la fantasía escrita. Estoy haciendo cambios en este post y he decidido que lo voy a ampliar y a pulir. Muchas gracias por tu comentario. Excelente tu blog, que recomiendo.

      Responder
  11. drdcr

    Gran entrada, aunque confunde un poco que pongas un nombre y luego los trates por el seudónimo sin avisar, para gente que no conoce el mundo de los traductores parece que te has confundido. De todas maneras es un gran homenaje.

    Responder
    1. Jack Moreno Autor de la entrada

      Saludos, drdcr.
      Tienes razón: resultaba algo confuso. He hecho cambios y espero que ahora queda más claro. También voy a ampliar el artículo. Muchas gracias por tu consejo, me ha resultado valioso.

      Responder
  12. Pingback: La semana en 10 entradas (del 13 al 17 de mayo) | Blog de Leon Hunter

  13. Sargento Pepper

    Hola, Jack.
    He leído muchas de las traducciones que comentas aquí, que forman parte de la literatura de mi juventud… Aunque hace mucho tiempo que no leo ciencia ficción, me están entrando ganas de volver, sólo leyendo tu blog, que me parece fantástico.

    Un saludo y sigue así.

    Responder
  14. S.R. Figgs

    Excelente trabajo. Crecí con todos ellos sin darme cuenta pues no es fácil destacar estando atrás de la pluma de un famoso por lo que en mi juventud quedaron como anónimos. Gracias por traerlos al estrado. Saludos.

    Responder
    1. Jack Moreno Autor de la entrada

      Saludos, S.R. Figgs.
      Es importante el reconocimiento a su trabajo.
      Aunque tenemos grandes autores nacionales de ciencia ficción, hay que reconocer que la mayor parte de la producción viene de fuera, y es ahí donde entran los traductores y su trabajo tan valioso.

      Responder
  15. bellezacorazon

    vine a leerte como siempre, ya sabes que me gusta. tambien te queria decir, que si no puedes entrar en mi pagina me pidas paso y yo te lo doy. es que esta en privado. saludos

    Responder
  16. Teodoro Gómez Cordero

    Hola, Jack. Te he escrito en facebook, pero imagino que esa página no la miras demasiado. Sé que te gusta la ciencia ficción, y yo estoy buscando autores españoles para publicarlos en la editorial Océano, así que me atrevo a preguntarse si conoces alguna revista donde rebuscar o modo de conseguir buenos manuscritos en castellano. No quiero publicar a los viejos monstruos, que ya lo hacen las nuevas colecciones de Planeta, RBA y demás, ni que me envíen doscientos manuscritos mal escritos. Quizá tengas alguna idea de por dónde empezar. Y si no, pues felicidades por tu blog.

    Responder
  17. Pingback: Premios del futuro pasado ← Literatura Prospectiva

  18. Carmen A.

    Soy traductora y acabo de leer esta entrada de tu blog, Jack, y quisiera agradecerte de corazón que te hayas tomado la molestia de investigar sobre los traductores de estas obras.
    Te aseguro que la traducción literaria es un trabajo muy arduo, mal pagado, que muchas (afortunadamente, no todas) editoriales no respetan y que con la crisis está sufriendo mucho. Los plazos son verdaderamente imposibles, hasta el punto de que es difícil compaginarlo con otros trabajos mejor remunerados, lo que hace muy difícil vivir exclusivamente de la traducción literaria. Yo desistí hace un tiempo, y precisamente por eso admiro a los que siguen al pie del cañón porque hay que tener mucha moral y una gran vocación para luchar día a día en el frente de la traducción literaria.
    Un abrazo y gracias de nuevo.

    Carmen A.

    Responder
  19. Germán

    Nadie nombra a Aurora Bernardez, también de Ed Minotauro, que tradujo los libros de Calvino (Ciudades Invisibles, Cosmicomicas y Tiempo Cero)?
    Saludos desde Argentina

    Responder
  20. Pingback: Premios del futuro pasado | Metronius Bolivia

  21. Lix Chvz

    Muchas gracias por la información, es un excelente artículo! Me pregunto si tendrás algunas referencias sobre José Valdivieso que puedas compartir conmigo :) Es una lástima que sea complicado encontrar información sobre ciertos traductores en la web.. :(

    Responder
  22. Anónimo

    Es muy interesante y generoso este post acerca de los traductores. Eres fenomenal, Jack.
    Como Carmen A. también he sido traductora y, aparte de los inconvenientes para poder hacerlo bien, como es la falta de reconocimiento (en el extranjero, sin embargo, el nombre del traductor se publica con el del autor) está algo más negativo, que es el disgusto que producen algunas traducciones de libros bien editados e impresos, pero que tienen fallos garrafales que repelen.
    Muchas gracias por tu blog, Jack Moreno.
    Saludos
    Carolina

    Responder
  23. currobri

    Lamento hacer un comentario negativo en este post, que se nota está escrito con cariño, pero la razón por la que estoy escribiéndolo es la misma por la que he llegado a él.
    Estoy leyendo “La mano izquierda de la oscuridad”, de Ursula K. Le Guin, traducido al español por Francisco Abelenda (Porrúa), en la.edición de Minotauro de bolsillo y mi experiencia no puede estar siendo más desagradable.
    Después de algunos fragmentos sospechosos he acudido al original en inglés y me he llevado algunas tristes sorpesas, como palabras perdidas o traducciones más que cuestionables. Por no aburrir, citaré solo dos ejemplos: ya en el primer párrafo el traductor se salta la palabra “ansible” (os invito a comprobarlo), y el punto más enervante para mí ha sido descubrir que la palabra inglesa “panhuman” ha sido traducida por “pan humano”. Un despropósito.
    Pero lo cierto es que es posible que parte de la culpa la tengan los editores, pues uno de los errores más habituales de este texto es confundir “los” por “10s”.
    Y lo peor es que no en encuentro otra edición fiable en español :(

    Responder
    1. Jack Moreno Autor de la entrada

      Saludos, currobri.
      De Porrúa he leído su traducción de La comunidad del anillo, Titus Groan y La sombra del torturador, y me parecen excelentes. Y quiero destacar la dificultad de La sombra del torturador, una de las novelas más complejas que he leído. No he leído todavía La mano izquierda de la oscuridad, por lo que no puedo opinar. Lo que está claro es que Porrúa es uno de los hombres clave de la ciencia ficción en castellano.

      Responder
    2. Elena

      Estoy totalmente de acuerdo, De hecho, yo también he llegado a este post por la horrible traducción de Abelenda. El uso de términos inexistentes en castellano, frases enteras sin sentido (hasta diría de algún párrafo), estructuras lingüísticas inglesas trasladadas al castellano sin disimulo y el continuo y excesivo uso de la conjunción “y” en lugar de signos varios de puntuación, son solo algunos ejemplos de la incompetencia de este señor (y de los editores, por supuesto) a la hora de traducir “La mano izquierda de la oscuridad”. Una vergüenza que ha hecho que solo haya sido capaz de vislumbrar la riqueza y profundidad de esta obra, impidiéndome disfrutarla por completo. La novela no ha sido traducida al castellano por ningún otro traductor, algo que la editorial debería replantearse.

      Responder
  24. Elías Sarhan

    Estimado Jack Moreno,

    Acabo de descubrir este blog y con pesar veo que le adjudicas a Marcial Souto la traducción de la magnífica novela de John Calvin Batchelor, El Nacimiento de la República Popular de la Antártida, lo cual no es así. La traducción la realicé yo solito, y como a F. Porrúa era difícil complacerlo, le encargó la revisión a Marcial Souto. Si recurres a la primera edición que sacó Minotauro, verás mi nombre completo y las iniciales M.S.

    Me irrita sobremanera esta omisión, cuyos motivos no atino a comprender, y si se debiera a una simple cuestión de amiguismo, es algo que no creo que Marcial Souto necesite o quiera, aunque es simple conjetura.

    Si llegas a leer esto, te agradecería que corrigieras ese desafortunado error.

    Saludos de un traductor indignado.

    Responder
    1. Jack Moreno Autor de la entrada

      Saludos, Elías.
      No dispongo de este título en mi colección de libros por lo que recurrí a la web de la Base de Datos de Libros Editados en España del Ministerio de Cultura para conseguir información sobre el autor de la traducción. http://www.mcu.es/webISBN/

      Ahí metí el ISBN del libro (978-84-450-7241-7) y como traductores aparecéis los dos. Desconocía el hecho de que Marcial actuó sólo como corrector de tu traducción. En todo caso, te pido disculpas y rectifico el post. Créeme si te digo que no ha habido mala fe ni amiguismo por mi parte (no os conozco a ninguno de los dos). Lo dicho: mis disculpas, Elías.

      Responder
  25. Bona

    Enhorabuena por el post, siempre hay que recordar que lo que nos llega es sólo una versión del original, tan buena o tan mala como sea el talento del traductor. En fantasía/ciencia ficción hay una complejidad añadida, que es cómo traducir de manera coherente mundos creados por el autor, muchas veces con palabras de su invención… Y creo que es importante que el mismo autor sea traducido siempre por la misma persona. Estoy leyendo ahora la serie Vorkosigan, unas en original, y otras traducidas al español por distintas personas, y algunas cosas las cambian. NO alteran el sentido de la historia, pero sí que queda la impresión de que parecen libros escritos por personas diferentes. Porque, de hecho, han sido escritos (en español) por diferentes traductores.

    Responder
  26. Pingback: Doce visiones sobre la traducción | Blog de Jack Moreno

  27. Antonio

    Pues yo me estoy leyendo Marte Rojo, traducido por Manuel Figueroa, y la traducción no me parece tan buena. Tampoco sé mucho de traducciones, y seguro que es un trabajo complicado y encima con plazos demasiado cortos. Pero, la verdad, encuentro unas cuantas frases sin mucho sentido en castellano.

    Responder

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s